domingo, 23 de septiembre de 2018

Revisar mis herramientas.

Como tantas otras veces he puesto mis yemas en el teclado pero no sé de qué hablar. Como tantas otras veces no  es que no se me ocurra de qué escribir, es que no se me ocurre nada que sea importante. Es el primer día de otro otoño más, clásico además de la estación, con sol y algún nubarrón que de vez en cuando invade el cielo. También de vez en cuando aparecen nubarrones que nublan mi horizonte.
Alguna vez he dicho que esta estación es la que más me gusta, pero no sé el porqué. es en otoño cuando la melancolía más me invade, cuando la tristeza se apodera más de mi espíritu, pero muchas veces es una tristeza sanadora que casi más que dolerme me conforta. También, a veces, tenemos derecho a esta tristeza, no siempre ha de ser negativa y  desgarradora.

Pasan por mi imaginación cientos de imágenes de otoños vividos. Soles espléndidos que me han acompañado y muchos, muchos días grises y nublados. Antes de ayer,  precisamente era el día mundial del Alzheimer.  Me imagino lo oscuro y nublados que deben ser los días cuando se sufre esa enfermedad, mi cariño, apoyo y admiración para ellos  y sus cuidadores. La enfermedad, la vejez, la muerte; están ahí, estas nunca fallan, por mucho que los hombres la mayoría de las veces intentemos disimularlas o ignorarlas. 

Tantas veces como desde aquí he tenido la osadía de decir lo que puede ser bueno o malo, cual acertado o falso; hoy me gustaría, con tantas dudas que tengo, que alguien me hablara de lo que es el bien y el mal, de lo justo y de lo injusto, de lo falso y lo veraz. Hoy es uno de esos días que las dudas se acumulan, que sientes, como el refrán, que nada es verdad ni mentira.

Imagen: dreamstime.com
El que afila la guadaña, aunque a alguno pudiera parecer que está perdiendo el tiempo, no solo no lo está perdiendo sino que recuperará con creces  lo ocupado en tal faena.
Hoy creo que podría ser uno de esos días para dedicarme a afilar  mi espíritu,  mi alma. Hoy como los segadores afilaban la guadaña al comenzar a segar una nueva tierra, yo quiero al comenzar esta otoño revisar mis "herramientas":  mis afanes, mis dudas, mis penas, mis anhelos e ilusiones, mis problemas y carencias. Quiero que la piedra afiladora pase un poco a todas ellas, mientras "disfruto"en la tristeza. Quiero que estén muy a punto porque la faena espera y no sería nada fácil de no tenerlas a prueba.

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Y por qué no cantar

Iba yo con mi carretilla cargada de leña tan tranquilo por la calle y sin más me puse a cantar, al cruzarme con mi quinto me espetó: ¡joder qué pasáo estás, no pensé que estabas tan mal! Yo sabía el buen rollo en que me lo decía y le seguí la corriente. Ahora  me disponía a comentar algo sobre los políticos y me he acordado de ese detalle, así que cambio de rasante.

Es así de cierto, hoy día es muy raro ver cantar  como no sea alguien  que no esté muy en sus cabales. Recuerdo aquellos años de mi niñez y adolescencia entonces sí que cantar era algo de lo más normal. Normal era ver a las mozas cantando en su balcón, en su puerta mientras regaban las flores, corriente también que entonará la canción del Carro de Manolo Escobar o cualquier otra el carretero mientras guiaba su yunta, habitual era que en las eras mientras se hacían las más diversas labores los labradores echaran sus coplas al viento, los chicos cantábamos en la escuela o en cualquier calle del pueblo, hasta en la iglesia todo mundo cantaba, ahora también allí se canta pero suele ser solo un coro.

Masiel cantaba a la vida, Peret también. Decía el gran actor Charles Chaplin, Charlot: los días más desperdiciados de nuestras vidas son aquellos en que no nos hemos reído. Viendo las películas de este genio de la pantalla, lo normal ya no es reírse sino más bien carcajearse. Ahora nos lo recuerdan los educadores, psicólogos  y demás: hay que reírse, hay que ver el lado bueno de la vida, hay que estar contento, hay que cantar. Creo que merece la pena preguntarse por qué antes con una vida tan difícil, con tantos problemas y carencias se sonreía y reía tanto o más que ahora con tantos adelantos y comodidades.

Así podríamos seguir haciéndonos muchas más preguntas. La gente hoy se siente desgraciada si no va de vacaciones; entonces, salvo para algún  señorito, que decíamos, no había  vacaciones. Nos quejamos y no digo que sin razón, cuando no tenemos calefacción, en aquellos años nadie tenía calefacción salvo el hornillo de la cocina de carbón y leña donde para poder meter los pies un poco había que hacer cola porque las familias solían ser numerosas. Hoy es una rémora no poder cambiar de coche con unos determinados años o kilómetros, entonces había que compartir una bicicleta con el padre y a veces algún hermano. No había agua corriente, la luz se marchaba a la menor brisa o llovizna...

Todo entonces era muy difícil y escaso pero había muchas ganas de vivir, muchas ansias de seguir a delante y aprovechar cualquier momento de la manera que fuera para soltar  una canción, sacar una sonrisa a la vida y se conseguía. Reír, llorar, gozar, sufrir, cantar...   vivir.
El Nene en la barra del bar un día nos dijo: Carrín y yo somos quintos, pero ya "desde que íbamos a la escuela". Nos hizo mucha gracia su manera de reafirmar tal condición. Yo estiro el "razonamiento" y digo que  mi vecino y yo somos quintos, pero ya "desde que nos bautizaron" y no me importa que me diga que estoy muy mal de la azotea aunque sé que va guasa y con buen rollo, tampoco me preocupa, que otros me lo puedan decir con mala uva, me da lo mismo, yo no pienso reprimirme por lo que diga la gente.


martes, 11 de septiembre de 2018

Esta gocha come tierra

Ahora parece que ha caído en desuso, pero no hace mucho tiempo había una frase muy recurrida cuando se quería poner de relevancia el comportamiento anormal de una persona si su forma de estar y comportarse en un caso concreto era un paréntesis a su manera habitual: "esta gocha come tierra",  se decía.
Con las facilidades de la comunicación vía Internet, con acceso a toda la  información desde un móvil o un teclado es muy cómodo y  más si a uno le gusta,  estar al día sobre cualquier cosa que pudiera interesar. Además si consulta medios de diferente signo y rasgo puede ver distintas versiones para a partir de ellas poder sacar su apreciación particular.

"eldiario.es" es eminentemente, para entendernos, aunque no me gusten estas clasificaciones tan anocrónicas y simplistas; un periódico digital de izquierdas, por eso encontramos allí todos los males y la  corrupción de la derecha, a la vez que disimula, minimiza o mira para otro lado cuando se trata de la izquierda, como en estos días sucede con la licenciatura,  que nunca hizo, y que aparece en el currículum de la esposa del Presidente, o la misma tesis de Pedro Sánchez objeto de tantas críticas en otros medios.

Carmen Montón por Pablo Casado. Imagen de Voz Populi.
En esta última semana en el periódico de Ignacio Escolar aparecen con detalle todas la anormalidades y chanchullos de un máster en la  Rey Juan Carlos  de la actual ministra de Sanidad Carmen Montón. Servidor se quedaba un poco extrañado: pero cómo puede ser que este tío se meta con una ministra socialista, ¿se habrá caído del caballo, le habrá dado algo?  

Pues no. Ahora pienso que ni se ha caído, ni le ha dado nada; es sencillamente como se diría en otra época, que  esta gocha come tierra. Come tierra porque el Escolar este en realidad lo que busca más que el cese de Montón es acorralar a Pablo Casado que también a aparecido en este digital por haber realizado, según ellos, otro máster en la misma Universidad también con muchas irregularidades. La cosa está clara: una ministra a cambio de intentar cortar la cabeza al presidente del Partido Popular.

Así que no se moleste la Ministra dando explicaciones. Puede que sea una buena actriz, o que siente que dice la verdad, al menos su verdad, porque habla muy convencida de su inocencia. Que no se moleste, a su alrededor harán el paripé o lo que les parezca bien, pero al final la dejarán caer. 



viernes, 22 de junio de 2018

Vergüenza y respeto

Lichtenberg, Georg Christoph, gran científico y escritor alemán del siglo XVIII dijo: "Cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que obedecen pierden el respeto.  Pedro  Sánchez aseguró que la moción de censura que presentó y ganó hace cuatro días con tan solo 85 diputados y el empujón de golpistas, amigos de la ETA y otras alhajas; era para convocar elecciones cuanto antes. También la señora Lastra portavoz o portavoza (para algunos), aseguraba que no era la intención de Sánchez y de los socialistas acabar la legislatura sino ir a elecciones lo antes posible.

Pues eso era lo que decían hace poco más de dos semanas pero hay que ver cambia esta gente: el lunes el Presidente en la entrevista que le hicieron en TVE, aseguró que su intención era llegar al 2020 hasta acabar la legislatura. Cuando la preguntaron a la señora Lastra por el cambio, lo único que se la ocurrió decir es que "nada es inmutable" o sea que ellos pueden cambiar cuando quieran, que nos pueden engañar. Mira guapa: lo que puede que sí sea inmutable es tu falta de seriedad o tu incompetencia intelectual, lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que la mayoría de los españoles sean igual.

En 2015 el actual Presidente del Gobierno afirmó que nunca incluiría en su gobierno ministros imputados por delitos, pero esa es la situación judicial de Luis Planas ministro de agricultura. Este hace lo que los de Podemos y la alcaldesa Carmena que tiene a Sánchez Mato y Mayer imputados, ahora dicen investigados, en su ayuntamiento: cuando son de los adversarios, fuera del cargo, pero si son de su cuerda se erigen en jueces y ellos mismos justifican y absuelven. ¡Más morro que un oso hormiguero! 

Sí que que me da vergüenza, pero me aguanto. Imagen de ABC
Nunca me apoyaré en los que quieren destruir España para llegar al gobierno decía el señor Sánchez y lo repetía como una cacatúa el actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos... Pues ahí están con el apoyo de aquellos.
Podríamos tener el consuelo de que hace tiempo ya había políticos de estos, como afirmaba Georg Christoph . Pero es que si unos pierden la vergüenza y los otros el respeto, no se puede llegar muy lejos. La realidad puede ser muy triste para todos.




viernes, 8 de junio de 2018

La carta ideario

Hoy ha sido el primer Consejo de Ministros de la era Sánchez, antes que lo tratado en dicho consejo ya ha transcendido que ha entregado una carta a cada uno marcando unas directrices.
Algunas cosas que les dice en su carta:

1- " Que planteen  iniciativas en  el ámbito de sus competencias".  
-O sea que no se confundan de cartera.-
2.- "Hacer del pacto una forma esencial de actuación" 
-Ojo que lo dice el que aseguraba: "no es no". Pero con 86 diputados  ve las orejas al lobo.-
3.-" Asume el honor de dirigir la acción del ejecutivo al servicio de los intereses de España y ofrecer esperanza real de futuro".
-Para qué otra cosa puede ser un gobierno.-
4.- "Se requieren propuestas adecuadas, ágiles y certeras".
-Sola faltaría que las propusieran  inadecuadas, enfarragosas y erróneas.-
5.- "Debemos dedicarnos con humildad, ejemplaridad y determinación". 
-Sin  duda, mejor que con soberbia y mal ejemplo.-
6.- "Trabajar con la urgencia debida y la prudencia exigible".
-Estas acotaciones de: "debida" y "exigible", ya son para nota.-
7.- "Con honestidad, dedicación y entrega".
-Muy bien, muy bien. No solo pide dedicación, también entrega,  y además honestidad no le vayan a salir como los de los ERE.-


Yo si fuera uno de esos nuevos ministros que recibieron la carta, una de dos: o lo echaría a risa o no me lo tomaría muy bien. ¡Cómo se les pueda escribir una carta con todas esas obviedades nada menos que a unos ministros! Me imagino la cara de un Borrel cuando  la leyera, me imagino lo que pensaría, pero solo son imaginaciones mías y mejor no lo digo.

Yo creo que la carta, además, no la redactó el nuevo Presidente sino ese lumbrera que dicen que tiene ahora de jefe de gabinete de Moncloa, Iván Redondo y que está escrita, por eso la han difundido tan rápido, más que para los ministros para los electores, a los que parecen tomar por medio tontos.
Lo malo es que puede que tengan razón.


viernes, 1 de junio de 2018

El gobierno de la "dignidad"

En el refranero español, siempre tan sabio y locuaz, encontramos sentencias para casi todas las ocasiones. Hay uno que dice: "dime de qué presumes y te diré de qué careces". En el primer comentario que el nuevo "Presidente" ha colgado en las redes sociales, ha tenido la osadía de bautizar a su futuro gobierno como "el gobierno de la dignidad". Probablemente lo que intenta es más que convencer a los demás convencerse a sí mismo porque no se lo cree ni él.
Este humilde escribidor de blog cree que hay muchos motivos para pensar justamente lo contrario:

1.- No es muy digno pretender ganar en los despachos lo que se ha perdido en las urnas donde solo tiene 84 diputados frente a los 137 del partido que ganó las elecciones. Pedro Sánchez ni siquiera es diputado.
2.- Tampoco lo es ceder a los deseos de separatistas, populistas, y pseudo-terroristas para lograr sus votos.
3.- Mucho menos renunciar a unos principios y cambiar de chaqueta acogiendo lo que hace cuatro días denigraba, como por ejemplo los presupuestos del gobierno anterior.
4.- Es bastante poco digno que el telonero señor Ábalos apuntara en su discurso de la moción de censura justo lo contrario de lo que está grabado que no hace mucho dijo: nunca a ningún sitio con los que quieren romper España.
5.- También los llamados barones hace nada, que por cierto le descabalgaron de Secretario General, decían entonces que nada de un gobierno a cualquier precio con populistas e independentistas, pero ahora se callan. Hasta el Bono que normalmente no calla ni debajo del agua.
6.- Lo que le sobran al PP son casos de corrupción, pero es poco digno basar sus argumentos para la moción de censura en una sentencia que todavía no es firme, sobre unos hechos de corrupción que se conocen de hace años y por los que el PP en esta ocasión no ha sido condenado más que a título lucrativo, cuando la misma sentencia solo le obliga a devolver unos dineros porque dice que dicho partido no sabía nada.
7.- Los ERES de Andalucía en los que están implicados los Ex-presidentes Chaves y Griñan, son condiferencia el mayor desfalco, la mayor corrupción, con sus cientos de millones de euros, por no hablar de otros muchos casos más, como el de financiación del PSOE valenciano de donde viene el tal Ábalos. A ver de qué dignidad habla el señor Sánchez.

Habría tanto de qué hablar... Lo he dicho alguna vez: no soy de ningún partido, no estoy en venta, intento ser de la verdad y sobre todo de lo que creo que es justo, esto que han hecho será legal, pero es una injusticia y para mi una indignidad. Pero lo más triste es que gracias a este señor serán los vampiros separatistas y populistas de casas de 700.000 euros los que van a marcar las directrices del gobierno.
Nuevo inquilino de Moncloa. Imagen Periodista Digital.
A decir verdad también tiene mucha culpa de esto el gobierno de Rajoy: tuvo una mayoría absoluta y no derogó ni una de las leyes que por su ideología y sus votantes debió quitar, es más concedió a toda una tropa de manipuladores todas las emisoras posibles para que le pudieran descabalgar mejor.









jueves, 24 de mayo de 2018

Una buena educacíón

Al gran filósofo y matemático Pitágoras en el siglo V a. C. se le atribuye la frase: "educar no es dar carrera para vivir sino templar el alma para las dificultades de la vida".  Es bastante triste que hayan pasado 21 siglos y algo  tan elemental como lo que de ella se desprende, sigamos sin asimilarlo, sin saber valorar lo verdaderamente importante.  A veces pienso, aún a riesgo de que me llamen carca, cosa que por otra parte según de quien venga puede que ni preocupe, pienso que en este país  no estamos ni educados ni preparados para la democracia.
Pitágoras: el de los catetos y la hipotenusa
Nos vienen de fuera y  dicen que somos un gran país como la prueba el boom turístico, cuando uno se asoma al extranjero todas son loas para España, pero aquí adentro nos dedicamos a putearnos y a mirarnos al ombligo, a intentar sacar nuestra tajada particular y los otros... Allá cuidados. No me estoy refiriendo solamente a los independentistas, sino más bien como norma bastante general.  Cuando los mismos que nos gobiernan rezuman egoísmo y politiquería barata por todas partes, qué se podía esperar de los demás.

Todos, más o menos, sabemos lo que es malo o bueno, lo que está bien o mal, sin embargo a la hora de la verdad a ver como podemos sacar provecho. Ayer, sin ir más lejos, se aprobó el presupuesto, pero para que así fuera hubo que dar a los vascos una buena "propina" en pecunia y cosas más que no nos han dicho con claridad. Vamos a ver: si estar sin presupuestos supone un mal en general, ¿por qué no se ponen los partidos, al menos los más importantes, de acuerdo para tirar por el carro? Muy sencillo es su bien no el general, su última finalidad. Si tirando tantos de lado, incluso en sentido contrario, el carro sigue: prefiero casi no pensar donde podríamos llegar si todos empujáramos en el mismo sentido.

Es cierto: hay mucha corrupción, mucho vividor y mucho sinvergüenza por ahí; pero supongo que hay mucha más gente honrada y competente, entonces: ¿Por qué están siempre jugando con nuestros intereses y les es tan difícil, casi imposible llegar a consensos que suponen un bien para toda la sociedad? En ocasiones diría que si se tienen dirigentes malos e incompetentes es muy fácil que ya todo salga mal, lo que no entiendo es cómo todas esas cabezas buenas e inteligentes no se imponen a tanto "paquete".

Ayer cuando empezó a llover y apenas me quedaban 200 metros para llegar a mi destino envidiaba a los que tenían a mano y abrían su paraguas, probablemente el mejor "paraguas" que nos serviría para superar tantas tempestades y  malos comportamientos, es el de la educación, pero una buena educación. Servidor en este caso da la razón a Pitágoras.








viernes, 11 de mayo de 2018

Así que conque un país serio

El presidente Rajoy con cierta frecuencia suelta en sus comparecencias la coletilla de que: "España es un país serio", que tiene sus leyes, y en el que las leyes "se cumplen".  Yo creo que lo dice no por convencimiento propio sino como ilusión a perseguir sabiendo que nos está mintiendo, lo que ya llego a dudar es si no intenta incluso engañarse a sí mismo.

Un país en el que un prófugo de la justicia es capaz de seguir marcando los tiempos, influyendo y decidiendo el gobierno de la autonomía, incluso postulándose él mismo para Presidente: catalogarlo de serio suena a broma de mal gusto.

Un país donde presuntos golpistas huidos  siguen cobrando a cuenta del Estado español: lo de serio parece soflama.

Un país donde los sindicatos más importantes apoyan a profesores presuntos culpables de maltratar y denigrar a hijos de guardias civiles, como también apoyan el proceso independentista catalán: no hay por donde coger lo de serio.

Un país donde hay partidos como Podemos, ERC, Bildu; que van a los juzgados a apoyar a los que casi matan a dos guardias civiles y sus novias, por el solo hecho de ser de la benemérita: más que serio está corrompido.

Un país donde los partidos políticos están llenos de casos de corrupción y tienen la osadía de predicar y dar consejos a los demás, incluso aunque hayan sido financiados por Venezuela o Irán: serio no,  es de que da pena.

Un país donde el ministro de Justicia se atreve a criticar a un juez porque no le gusta su sentencia acusándole particularmente de una forma sibilina, cuando tendría que ser el primero en seguir los cauces reglamentarios, en respetar y acatar las normas de procedimiento: de serio poco, más bien  no es de fiar.

Publicado en El País
Un país donde cargos importantes de ayuntamientos  y autonomías incumplen  leyes llegando incluso a decir, como la alcaldesa Colau,  que solo acataría las le parecieran justas: más que serio es bananero.

Un país donde se apoya y consiente que haya televisiones nacionales y autonómicas que más que entretener e informar lo que hacen es manipular y enfrentar, como TV3, Sexta y Cuatro:  no puede pretender ser serio cuando está degenerado.

Un país donde se puede quemar y vilipendiar en público la imagen de la primera autoridad sin que tenga la más mínima consecuencia: más que a serio  rezuma a zona de Wéstern.

Y ya por acabar con diez y no cansar demasiado. Un país, España, donde el idioma oficial que es el Español, se permite que sea ninguneado y hasta prohibido en determinados lugares y ocasiones, incluso en contra de dictámenes de los tribunales: si el idioma es un pilar principal para la unión y el progreso, no se puede hablar de país serio sin impedir hechos caciquiles como estos.

¡Ah!, Pero al contrario, por poner un ejemplo de tantos: ahora  que andamos con lo de la  renta que no se te ocurra tener un fallo de unos euros en la declaración porque hacienda va por ti y nadie te va a defender... Demasiado serio,  cuando quiere.

Por favor señor Rajoy,  no voy a negar que ha hecho cosas buenas, pero no vuelva a decir que esté país es serio. No vuelva a decirlo porque además usted como Presidente del Gobierno podría hacer mucho más de lo que hace.