sábado, 25 de marzo de 2017

El aseo del espíritu

Será porque soy de un pueblo de secano pero no soy de los que más disfrutan chapoteando en el agua, ello no obsta para que, al menos, intente mantener una higiene  personal porque lo considero necesario para evitar infecciones, erupciones, afecciones..., además de que es más que conveniente para la relación personal, de trabajo y social.          
El lunes precisamente fue el día mundial del agua, se decía en algunos medios que es un bien escaso lo cual me parece que es un insulto al  que nos  la ha puesto gratis y en inmensas cantidades, independientemente de que en algunos  países y lugares,  pueda ser realmente escaso,  pero no es el caso de España. 

Más importante que la higiene física, corporal; es la higiene mental, la higiene del alma, que con frecuencia está más bien desatendida. Evitamos lugares peligrosos que puedan dañar nuestro físico pero no reparamos tanto en situaciones anti-higiénicas para el espíritu. Igual que se hacen necesario el agua y jabones también lo son los acicaladores espirituales: pensamientos y aptitudes positivas, tranquilidad y buenos deseos, sosiego paz... Para lograrlo no es necesario, ni siquiera conveniente tener el último modelo de teléfono móvil, ni ver tanta televisión y menos tanta basura como hay, ni llenarse de drogas o de alcohol cada fin de semana. 

Siempre me ha gustado mucho el juego de la oca, hay muchas casillas que te hacen volver a empezar pero lo malo es si caes en las que ya no tiene vuelta atrás como el pozo o la muerte. La vida es como el juego de la oca, hay muchas veces que conviene volver para atrás y desprenderse de comportamientos y lastres negativos. Es muy importante lo que nos ha pasado y lo que nos espera aún más; pero lo más importante es vivir el presente en este caso digamos  "higiénica-mente". 

Otro gran jabón y desinfectante del alma, puede que el mayor; es la alegría, la sonrisa. Sobre todo la que dura porque no es consecuencia de agentes nocivos. Es que además igual que se detecta el que se descuida en su aseo personal también es fácilmente comprobable quien tiene su parcela espiritual sin cultivar. 

viernes, 17 de marzo de 2017

saberse vacunar

Oí ayer a un famoso locutor de radio decir que el trabajo para él es una diversión. No es la primera persona a la que escucho dicha afirmación. Tienen mucha suerte  y encima les pagan por ello. También ayer una amiga me contaba lo mal que está llevando su trabajo, hasta el punto que me hablaba no de ir al trabajo, sino de ir al matadero. Pero no es que lo lleve mal porque sea duro o difícil, que va, la resulta insoportable por el ambiente personal y social que se respira a su alrededor.  

Yo la decía que, como dice el refrán en todas partes se cuecen habas. Cuando uno tiene varios compañeros es probable que haya mas de un tocapelotas: compañero, o que pasaba por allí, o jefecillos de esos que no valen para nada y quieren medrar como sea.. tocapelotas al fin y al cabo. Esta chica es muy sensible y se siente enseguida afectada si ve comportamientos que no le gustan. Es una de esas personas dispuestas a darlo casi todo ante cualquier oportunidad y por ello  me encaja perfectamente que se hunda cuando no ve la mínima  reciprocidad. 

Es que es así,  amiga mía: hay gente para todo, los que hemos vivido una larga trayectoria en el trabajo con muchos compañeros y algún jefecillo de esos tuercebotas, sabemos lo mucho que cuenta el ambiente personal que te rodea a la hora de ir contento a tu trabajo. Pero lo que no se puede ser  es que un personaje de estos bastante impresentables nos pueda amargar en lo más mínimo la vida. Hay personas que son así y no las podemos cambiar, es que ni intentarlo debemos. Personas que no admiten que el compañero e incluso subordinado pueda superarles, ser al menos en algunos puntos mejor que ellos. Se mueren de gusto cuando les dicen lo bien que hacen tal o cual cosa pero nunca te dirán lo bien que haces tú la otra. 

El buen humor siempre ayuda
No nos debe preocupar en ocasiones lo que piensen algunos de nosotros. Creo haber dicho aquí alguna vez que más importante que llevarse bien con los demás es llevarse bien con uno mismo. Mejor que los demás aprueben tus hechos es que tú estés contento y satisfecho con lo que haces. Además, normalmente cuando se hacen las cosas a conciencia la buena gente suele estar de acuerdo o al menos lo comprende. 

Para mí en estos casos no veo más que una solución: cada pájaro a su espiga. Mantengo las normas de protocolo y demás y si es necesario incluso comparto un JiJi, con eso personajes pero nada más. Cuando uno ya va siendo veterano, como es mi amiga; creo que no es difícil captar estos sujetos y hay que saberse vacunar antes que te puedan inocular su mal. Sería muy triste que pudieran eclipsar la sonrisa de mi amiga, sería penoso que por su culpa una persona buena pudiera cambiar.  

martes, 14 de marzo de 2017

A vueltas con la misa

Estaba en el hospital acompañando a mi tía bastante anciana y malica, en la habitación había otra señora de mediana edad,  era domingo por la mañana,  la dije que si quería que pusiera la misa en la tele, más que nada porque no estaba para tele, aunque  sabía  que  en su casa la tía a esas horas  sí que la ponía.  
Vaya no me acordaba que hoy es domingo. Ponla, ponla. —contestó. 
A los cinco minutos me indicaba con gestos que me acercara a ella. 
—Oye  que esta señora (su compañera) no es de misas e igual no le gusta. —Me susurró al oído. 
No me quedó otra salida que comentárselo a la mujer que entre sonrisas y casi un poco enfadada: por favor,  solo faltaría que no la dejara r su misa.  Es que me parece hasta mal que me lo preguntes. 

El Grupo Parlamentario de Unidos Podemos registró estos días pasados  una proposición no de ley en el Congreso de los Diputados que pide la retirada de la parrilla de TVE de las misas dominicales. El pasado domingo como respuesta la misa que se retransmite en la 2 pasó de una cuota de 6% a 21% . 1.300.000 televidentes. Es igual ellos siguen dando la tabarra con el tema, hoy mismo Pablo Iglesias recordaba de nuevo su propuesta casi como una urgencia social:  "estamos en un estado aconfesional. Por desgracia, cada vez que hablan los obispos en nuestro país es para decir que la ideología de género es un peligro, que el matrimonio gay no es matrimonio. Eso que lo digan en COPE o en 13 TV,  en las televisiones públicas creo que necesitamos  otra cosa". Ha argumentado este lumbreras. Siempre las mismas monsergas y latiguillos caducos.  

Hasta 1.300.000 personas estuvieron viendo la
misa el pasado domingo. Foto El Mundo.
Resulta que es el programa de más cuota de pantalla a esas horas del domingo y además conectado por las gentes más impedidas y necesitadas que son los que la ven por la tele; más de un millón. También se emite ese día una misa por la 13 pero hay muchos pueblines y lugares donde esa cadena no llega. Es algo que, aunque algunos intransigentes no lo sepa, a muchas personas ancianas y enfermas les gusta y se sienten confortadas cuando la oyen. Un espacio que además  cuesta prácticamente cero, (los curas no cobran por su "actuación") pero parece que no significan nada esos centenares de miles de personas pera esos personajillos, es que ellos están a lo suyo. Es que  además, oiga: que hay tropecientas cadenas que no es que a nadie se le insinúe siquiera que vea a esas horas la 2. 

En el fondo toda esa "progresía" a la que parece hacerle mucho daño cualquier contacto con el cristianismo, dan bastante pena. ¡Mira que buscarse tantos problemas y pasarlo tan mal por lo que es tan poca cosa para ellos! La "suerte" que tienen es que la religión cristiana, en este caso la católica, es una religión de paz, amor y perdón.  
Menos mal, que en general las personas normales son bastante más inteligentes, amables y en todo caso educadas que  toda esa tropa, como aquella señora del hospital que, aunque no era creyente, no solamente no la molestaba la misa sino que lo que la parecía mal era que no se pusiera. 

miércoles, 8 de marzo de 2017

Mujeres trabajadoras

Los días del año últimamente son como los trozos de una gran tarta de la cual cada estamento, institución o  profesión,   intenta  que se le reconozca su cacho. A este paso pronto el calendario se quedará corto y tendrá que compartir dedicación para abastecer a la demanda.

En los primeros años de nuestra democracia aparece la dedicación con gran pompa de un día a la mujer trabajadora dedicado,  más que  a toda mujer trabajadora en sí, a las que desarrollaban su actividad fuera del hogar.  El entuerto  se deshizo hace pocos años porque también las mujeres que trabajan en casa hacen una gran labor y por tanto son tan trabajadoras como las otras,  de ahí que ahora se diga "el día de la mujer".  Pero aunque muchos jóvenes no lo sepan,  no ha sido fácil.

Hasta los años cincuenta y parte de los sesenta la familia estaba organizada en torno a un padre, jefe sin discusión, una madre encargada del hogar y unos hijos obedientes sin explicaciones  a las exigencias de sus padres. En ocasiones aparecían los abuelos, sin pensiones o con pagas ridículas  y resignados por tanto a la generosidad de sus hijos. A veces también algún tío o tía soltera, estos sí que en muchos casos maltratados y burros de las cargas más pesadas. En este contexto la mayoría de las familias de las clases medias y bajas lo tenían claro: si podían dar estudios a algún hijo, cosa nada fácil, se lo darían preferentemente a los niños.

Pero llega la explosión económica de los años sesenta y los padres, la gran mayoría de esas clases medias o medias bajas, ya se atreven porque ya tienen posibilidades de dar estudios a las niñas y en los setenta las chicas dejan de ser la excepción en la universidad, para pasar a ser tan  normal su acceso como  el de los chicos. Con su cultura crece su rebeldía,  pueden llegar, en teoría tan alto como los hombres y ponen patas arriba los pilares de la sociedad y familia patriarcal que en su niñez conocieron e intentan revolucionarlo todo: la mamá no debe dar la razón al papá si no la tiene, la hermana no tienen por qué llegar a casa antes que el hermano, etc. Inyectan en la sociedad el "virus" de la igualdad y  hasta la mujer más inculta está de acuerdo porque lo consideran  peticiones justas.

A todo esto el hombre se da cuenta de la racionalidad de las peticiones de la nueva mujer,  pero tiene el poder en las manos y en la mayoría de los casos seguirá relegando a las mujeres, seguirá pensando que la mujer donde tiene que estar es en casa atendiendo a su familia. Pero los planteamientos poderosos de los hombres se tambalean cada vez más ante las peticiones justas de las mujeres y poco a poco no les queda más remedio que aceptarlo.                     
La mujer empieza a ser aceptada como normal en su trabajo  u ocupación fuera del hogar,  pero en casa el hombre sigue con su educación ancestral, pensando que la mujer es la encargada de las labores de la casa, incluso aunque trabaje fuera. Y resulta que ahora que pueden acceder a cualquier trabajo o cargo: ministras, guardias, policías, alcaldesas… resulta, digo, que ahora el mayor problema está en casa porque el marido no se resigna a perder sus privilegios, aunque los reconozca injustos. Pero no son solamente los maridos de más edad, también muchos jóvenes no aceptan fácilmente que su mamá se lo diera todo hecho y con su pareja tenga que colaborar.

Así asistimos en muchas ocasiones al doble trabajo de la mujer fuera y dentro del hogar mientras el marido se solaza  con sus partidas de cartas, deportes, fútbol... Pero la idea ha calado ya y cada vez son más los hombres que comparten el trabajo del hogar. Porque todos sabemos que el trabajo de la casa es duro, por eso también sin duda hoy es el día de la mujer trabajadora de su casa, esa mujer con horario ilimitado y sin permisos.

El trabajo duro del campo
En fin, el avance ha sido grande, pero lento, muy lento. Hemos de seguir avanzando, no será fácil porque, en muchos casos, el hombre está a gusto en el burro, pero con lucha al final la razón se impondrá. Avanzando en lo importante, avanzando de verdad;  no con chorradas como las que hoy anuncian que se cambian las figuras de algunos semáforos de Valencia, faldas por pantalones, pero no se acuerdan, por ejemplo de una señal para los ciegos o las que piden que de  la inscripción "CONGRESO DE LOS DIPUTADOS" que anuncia el edifico,  se quite "DE LOS DIPUTADOS". Las que pretendiendo ser más listas que nadie lo que hacen es perder el tiempo en lo ridículo, mientras lo importante no avanza lo que debiera. Claro que seguro que muchas de estas promotoras de "causas estúpidas" en su casa no tienen problemas con las labores porque se pueden permitir una trabajadora del hogar. Pero la mayoría no: listillas.



  Dedicado a todas las mujeres,  también a las abuelas que tanto trabajaron aunque se hayan ido ya.


Escrito hace un año

jueves, 2 de marzo de 2017

Leña al mono

La verdad es que la culpa la tiene uno por entrar en esos lugares de adoctrinamiento y sesgo que tanto abundan hoy día en algunos medios de comunicación. Sé lo perjudicial que es, que para ello hay que estar vacunado muy bien,  los  efectos secundarios que tienen. Sé que son nocivos para el equilibrio mental...  pues nada a pesar de ello: porque los está viendo otra persona, o por la curiosidad y el zapping al final acabo viendo alguna parte de bazofias como La Mañana del  "predicador Ruiz o Al Rojo Vivo  del "justiciero" García Ferreras.   

No creo que sea para tanto
Hoy la cogieron con el autobús de Hazte Oir. Según ellos el autobús del odio. Yo pienso que quizá no es muy oportuna la publicidad que pretenden exponer: los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Cosa que por otra parte es un obviedad. Que hay algunos que con pene se sienten del otro sexo y viceversa: pues claro que los hay. Que como seres humanos estos últimos merecen todo el respeto, por supuesto. Es que cuando les interesa se la cogen con papel de fumar además siempre dan los sablazos en el mismo lado. Si decimos que los hombres tienen pelo en la cabeza, no creo que nadie se moleste porque esté calvo.  

Pero hay que dar leña al mono como sea. Obispo de Zamora que pasaba por allí y se le ocurrió decir que lo del autobús era una perogrullada,  le cayó la del pulpo. Si es que estos predicadores de las televisiones puede que se comporten así porque en el fondo les gustan los púlpitos;  son obispos frustrados. No es mi intención defender a los obispos que como en todos los gremios les habrá para todos los gustos, pero sí que digo que deberían hablar más de la vida de cada día y contestar más a las provocaciones que estos pseudo- salvadores hacen con frecuencia, al fin y al cabo aunque nos hablen de transcendencia también es importante el día a día. 
Lo que más me "fascina" es que todos estos Ruíz, Ferreras, Woyoming... no creen más que en ellos mismos y resulta que miran con lupa cualquier cosa con connotaciones cristianas que venga de creyentes.  También es verdad aquello de que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio puede que por eso y quien sabe si por "caridad" las gentes de bien muchas veces pasan. Al fin y al cabo cada uno es como es.  

La vida es una obra de teatro que no tiene ensayos. Salimos directamente al escenario y es normal que muchas veces nos confundamos. Todos tenemos derecho a equivocarnos, hasta la Constitución habla de la presunción  de inocencia. Lo malo es cuando algunos creen estar siempre en posesión de la verdad y difunden desde sus imponentes atalayas sus doctrinas sectarias. La verdad y la bondad se funden con la belleza, decía Platón. Cuando creemos que, por algunos, son asiduamente pisoteadas: ni nos podemos ni nos debemos callar.